viernes, 19 de septiembre de 2014

Sagitario, Acuario y Piscis: tres formas de libertad



Muchas veces escuchamos definiciones sobre los signos del zodiaco que se aplican a varios de ellos. Suele decirse, por ejemplo, que los sagitarianos son libres, los acuarianos son libres y los piscianos también son libres. Pero, ¿qué es la libertad para uno y qué para otro?

En Sagitario la libertad está relacionada con la expansión, la experimentación y el desarrollo personal. Tienen además el aliciente de Júpiter, el planeta de la abundancia y la buena suerte. El fuego les aporta un entusiasmo que los lleva a comenzar muchas cosas a la vez, por eso no se contentan con una sola dirección, sino que van variando de acuerdo a lo que venga en el camino (por esto casi siempre están viajando). Es además un signo mutable, de modo que necesita estar en permanente cambio y fluctuación, la rutina no es para ellos. El fuego mutable hace que muchos sagitarianos tengan un carácter filosófico y destaquen en actividades que implican una mayor apertura de pensamiento y trascendencia.

Acuario por su parte tiene una noción de la libertad asociada a lo grupal, las causas humanitarias y lo colectivo. Es un signo que prefiere ser libre vinculado a otros, para juntos desarrollar disciplinas alternativas, o un tanto raras, exóticas. La paradoja de Acuario es la de pertenecer para liberarse. Como es un signo fijo, será más terco que los demás, y además profundizará en sus creencias más rebeldes y contestatarias. Acuario necesita librar una batalla contra lo establecido, pero con un fuerte dogma y, por lo tanto, su libertad tiene que ver con los códigos y valores de sus pares. Los amigos son una vía fundamental para esta clase de libertad. Urano, el planeta que los rige, les da una capacidad de regeneración y ruptura con lo tradicional, que los vuelve muy inestables.

Piscis tiene un sentido de la libertad más personal, espiritual. Su flexibilidad, debido a la modalidad mutable y al elemento agua, los predispone naturalmente a incorporar cambios en sus vidas. Entre las muchas contradicciones de este signo, rige también las cárceles, los hospitales y los lugares de confinamiento. Estos temas los vemos en la casa 12, asociada a su signo y a Neptuno. Sin embargo, a través de estas pruebas y limitaciones en el mundo real, Piscis genera una revolución interior, el desarrollo de la libertad va por dentro. Por eso en este signo encontramos a muchos maestros espirituales, místicos y hasta mártires. Para Piscis, por lo tanto, la libertad es un tema que tiene que ver con entregarse al caos primigenio, aquel en el cual todavía nuestro Yo, que separa y aísla, no estaba configurado. Ellos se fusionan, se pierden en los otros, y así, adquieren una libertad mayor: dejan de ser ellos mismos.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario