miércoles, 11 de octubre de 2017

Júpiter en Escorpio, la estrella negra






Visceral, intenso, vicioso, drástico, ambicioso. Así se vuelve el benéfico mayor cuando se sumerge -nos sumerge- bajo el agua, elemento que le es familiar (por su domicilio pisciano y su exaltación canceriana). Aguas marciales de pozos plutonianos. Si Júpiter representa, como sabemos, la expansión, la fe, la buena suerte, el crecimiento espiritual, en Escorpio todo eso se presentará con otro sabor ¿más amargo? otro acorde ¿más misterioso? otro color ¿más turbio?