piscis




Signo mutable, femenino, negativo, de agua, neptuniano, venusino, joviano. Es uno de los signos más complejos del zodiaco. Su ambivalencia hace difícil su definición. Es el signo de la espiritualidad y, a la vez, de la reclusión. La sanación y la pérdida. La cárcel y la música. Las enfermedades crónicas y los animales salvajes. Los asilos y las traiciones. Los enemigos secretos y los ángeles guardianes. La introspección y la identificación. La falsificación y la piedad.


Estos asuntos, relacionados con la casa 12, están sutilmente relacionados entre sí, ya que en astrología las correspondencias son casi todo. La reclusión y el aislamiento, por ejemplo, son tierra fértil para el conocimiento de uno mismo y la introspección. Bajo estas condiciones es que desarrollamos una visión más amplia y trascendental del universo.



Las personas con planetas en Piscis llevan una marca (física o psicológica) que los inclina al aislamiento (que también puede ser físico o psicológico). Necesitan buenas dosis de silencio y soledad. Es probable que haya un componente kármico en ellos, pero también algo sensual, sagrado. Los amores clandestinos, por ejemplo, pertenecen a este signo: Venus, la Luna o Marte en Piscis predisponen a tener este tipo de relaciones. La conocida frase de Greta Garbo no nos sorprende a los que sabemos que tenía la Luna en casa 12: "Mi vida ha sido una travesía de escondites, puertas traseras, ascensores secretos, y todas las posibles maneras de pasar desapercibida para no ser molestada por nadie". O los recaudos, interminables, de Dirk Bogarde con sus dos planetas en casa 12 por proteger su privacidad. El célebre astrólogo Morin, con su stellium en esta casa y en el signo de Piscis, describió su vida como un "valle de lágrimas", en el que pasó sus días "de esclavitud en esclavitud". Nos recuerda un viejo adagio medieval: "Tantos planetas en casa 12, tantos encierros". También hay ejemplos en los que, si bien no hay planetas en casa 12 o en Piscis, Neptuno está en puntos claves de la carta natal. Es el caso de Stevenson, exiliado en la isla de Samoa, quien tenía a Neptuno en conjunción a la Luna en Piscis. O el de Marcel Proust, recluso durante casi toda su vida, con Neptuno en conjunción al ascendente.


Piscis es un signo muy relacionado con la música por su afinidad con Neptuno y por la exaltación de Venus. Alan Leo hace una asociación muy interesante entre la cárcel y los instrumentos de cuerda, dado que el término violon en francés tiene su acepción también como prisión (tema fundamental de la casa 12). Pero sobre todo porque los sonidos de estos instrumentos, por su adaptabilidad y elasticidad, recuerdan al signo oceánico de Piscis. De hecho, muchos grandes músicos tienen una casa 12 importante, como así también una fuerte presencia de Neptuno. Richard Wagner, Mercurio y Venus en 12, en el grado neptuniano 29, Richard Strauss 3 planetas en 12, Schumann 2 planetas en 12, etc.


Si en Escorpio la intuición permite desenmascarar al otro, en Piscis desenmascaramos las leyes últimas de la vida. A Escorpio todavía le duele el ego (está Marte detrás), en cambio a Piscis le duele la humanidad entera (está Neptuno detrás). Por eso forma parte del eje del servicio, junto a Virgo. En Virgo servimos de un modo práctico, real, concreto, mientras que en Piscis el servicio tiene que ver con la sanación a otro nivel, redentor, religioso, místico. El calvario propio mediante el cual redimimos a los demás y a nosotros mismos.



Buscar en decimodoctor.com

No hay comentarios. :

Publicar un comentario