Mercurio Retrógrado






Muchos de ustedes habrán escuchado durante este tiempo que Mercurio estará retrógrado, o retro, o que dejará de estar directo. Y también escuchan, o leen, que los astrólogos nos advierten al respecto. Que el teléfono, que los mensajes, que no firmemos cosas importantes, que pueden malinterpretarse las palabras, que esto, que aquello. Bueno, veamos de qué se trata. Espero que me tengan paciencia porque, mientras escribo esto, ya estamos con Mercurio retrógrado.


La retrogradación de un planeta es un fenómeno en el cual su órbita realiza un movimiento aparente hacia atrás. Hablar de movimiento aparente en astrología es redundante, ya que casi todas las observaciones y leyes derivadas de ellas son en definitiva aparentes. Como siempre les recuerdo, para la ciencia el Sol no sale ni se pone (es el mero movimiento de la tierra sobre sí misma) pero ninguno de nosotros se atrevería a afirmar que no existen amaneceres ni atardeceres (para mi gusto, más bellos los segundos, ya que combinan el encanto de Venus con los tonos otoñales de Saturno).

Pero no sigamos divagando. Sabemos que Mercurio es el planeta de la mente, el intelecto, las comunicaciones, los viajes cortos, las palabras, los escritos, los mensajeros, todo lo que tenga que ver con los contactos (cotidianos, virtuales, etc). Es el planeta que rige a Géminis y Virgo, por lo tanto se parece mucho en su accionar a estos dos signos, y cuando se domicilia en ellos actúa con mayor calidad, precisión y velocidad. Por lo tanto, cuando hablamos de Mercurio es importante tener en cuenta las características geminianas y virginianas, ya que todo girará en torno a ellas.

El astrólogo Richard Idemon explicaba que prefería brindar sus seminarios sobre astrología de las relaciones con Mercurio retrógrado, por considerarlo un momento propicio para dirigir la mente hacia adentro y hacia atrás. Les pedía disculpas a sus oyentes por los viajes demorados o vuelos perdidos, pero les aseguraba que valía la pena. Esa parece ser la clave de este tránsito: inconvenientes valiosos

Con Mercurio retrógrado es normal que las cosas dejen de funcionar. Especialmente las relacionadas con la tecnología y las comunicaciones (redes, Internet, teléfonos, correo). Por lo tanto, algo se suspende. Entramos en una pausa que de a poco comienza a convertirse en una suerte de marcha atrás introspectiva. Entonces recordemos que se trata sólo de un movimiento aparente. Que se trata de Mercurio, un planeta más mental que físico. Es un tránsito que tiene sabor a espejismo, pero también a moraleja, a lección por aprender. Frente a cada desperfecto, cada interrupción y cada demora tomaremos rumbos alternativos que nos llevarán a dar una vuelta por nuestro pasado. De repente vuelven los exs, o los viejos amigos, o ese enemigo que habíamos olvidado. Es un buen momento para resolver cuestiones que nos quedaron postergadas. Por eso muchos astrólogos consideran que tener planetas retrógrados en la carta natal tiene un componente kármico. Sin embargo, también indican mucha riqueza por descubrir a través de la búsqueda, la restauración y la memoria. Todas las actividades que lleven el prefijo re se vuelven productivas: revisar, rever, releer, recordar, reenviar, reencontrar, reconstruir, reconciliar. Historiadores, investigadores, escritores y psicólogos poseen planetas retrógrados.




La influencia de Mercurio retrógrado a nivel personal depende mucho del Mercurio natal de cada cual. No es lo mismo este tránsito para quienes tienen un Mercurio muy aspectado, o como planeta dominante, que para los que tienen una carta natal poco mercurial. Si Mercurio está en Cáncer, potenciará la tendencia nostálgica, el pasado vuelve de formas sutiles, especialmente emocionales dado el elemento agua. En cambio para el futurista, hiperactivo y colectivo Mercurio en Acuario, este tránsito será un poco desconcertante y se necesitará paciencia para adaptarse a tiempos más lentos y prudentes. Conocer la casa de la carta natal en la que opera el tránsito nos ayudará a conocer la naturaleza de sus efectos. Mercurio transitando por nuestra Casa 9 puede traer asuntos académicos, religiosos, legales, o relacionados con el extranjero (se postergan viajes, nos visita un familiar que vive en otro país). En resumen, hay algo canceriano en todo planeta retrógrado y, como ya sabemos, dicen que los cangrejos avanzan caminando hacia atrás.


0 Comentarios