Mercurio entró en Libra, orientando nuestra mente hacia el arte, la belleza y la armonía. Es el Mercurio natal del compositor Gustav Holst, quien nació un 21 de septiembre de 1874, célebre por su suite The Planets. Contrariamente a lo que se piensa, y según sus propias palabras, no se inspiró en la astronomía sino en la astrología, cuando conoció la obra del astrólogo inglés Alan Leo.


En esta suite Mercurio es ágil, lúdico, inteligente, expresivo, lleno de texturas audaces y matices aéreos, exactamente como la astrología suele describirlo. Cuando me consultan por bibliografía astrológica, siempre digo que para entender los planetas no hay nada mejor que este tratado musical de Holst.  


En la obra de The Art of Synthesis (1912) de Alan Leo el planeta Neptuno es llamado "The Mystic" ("El místico"), exactamente como el músico inglés lo escribió, posteriormente, en la partitura de su suite The Planets (1918). Neptuno es caótico, intuitivo, artístico, soñador y compasivo. Difícil de controlar, su energía recuerda a las mareas oceánicas, simbolizando la inmensidad, lo desconocido, los encantamientos, el renunciamiento, la disolución final y la fusión de todas las cosas.