Luna en Leo

Imagen
Mis gustos son muy simples: me conformo con lo mejor. Oscar Wilde Ya se percibe en el aire un tono dramático, un intenso deseo de gustar, de brillar, de ser especial. Se despierta en nosotros la necesidad de acaparar todas las miradas, de obtener reconocimiento y ganarnos nuestro merecido aplauso. Es que hoy tendremos en el cielo nada más y nada menos que la Luna en Leo. La Luna que tenía Luis XIV de Francia, llamado el  Rey Sol , a quien se le atribuye la frase: "El Estado soy yo". Así que antes de hablar de Leo, extendamos la alfombra roja a sus pies. La energía solar representa nuestro ego, por lo tanto la Luna en Leo indica una posición emocional en la que el nativo necesita brillar, destacarse, sentirse único, conocerse y ser él mismo. Las personas con esta Luna son muy sensibles a los elogios y al reconocimiento, por lo tanto harán todo lo posible por obtenerlos, por granjearse su público. No les será difícil porque el Sol como regente los dota naturalmen

Venus en Escorpio

Hay clima de agua en el cielo, de aguas plutonianas, intensas. Venus ingresa a Escorpio, signo acuático y fijo, regido por Marte y Plutón.

Como sabemos, este planeta rige los asuntos relacionados con el amor, el dinero, el placer, la paz. Es decir, las cosas que normalmente consideramos benéficas. Por eso, se expresa bien en los signos llamados venusinos: Tauro, Libra, Piscis. Venus en Escorpio, en cambio, es una Venus de crisis. Pertenece al elemento agua, que simboliza las emociones, la intuición y la sensibilidad. Pero también a la modalidad fija, que inclina a la posesión, los celos, las intrigas, el apego, el control. Hay en esta Venus mucho erotismo y seducción, ya que todo el tiempo se insinúa la tensión sexual, no importa en qué ámbitos o lugares se exprese. Esa capacidad escorpiana de sexuarlo todo, de llevar al límite tus deseos para manipularte. Sobrevuelan en el aire las vibraciones de lo oculto, lo profundo y lo amenazante. Por eso, las personas con esta Venus natal, si bien tienen fuertes ambiciones y deseos, mantienen todo en secreto. Lo que sale a la luz es, de alguna manera, perjudicial para ellas. Una muestra de debilidad, de carencia.

Para Venus en Escorpio la experiencia amorosa está signada por el deseo (Marte) prohibido (Plutón). Y Venus, como bien señalan muchos astrólogos, tiene una notable incidencia en nuestra felicidad. Venus en Escorpio se deleita donde (y cómo) no todos se animan. En el lado B del placer, en el rincón menos esperado de los tabúes. Puede inclinarnos a desear aquello que nos es nocivo, o a caer bajo situaciones (y personas) que ejercen un poder destructivo sobre nosotros.

Como es sabido, Escorpio rige las herencias. Así que esta Venus tiene algo de vampiro. En todo sentido. Durante estos días, sobre todo si este signo es dominante en la carta natal, podemos obtener ganancias escorpianas. Siempre en relación a bienes y valores compartidos, o de la administración del capital ajeno (sea monetario o de cualquier otra índole). De ahí la conocida puja escorpiana (y su innata capacidad para la negociación). Es momento de enfrentarnos a nuestros deseos más incisivos y desafiarnos a través de ellos.

🌟 LO MAS LEIDO

Venus en Géminis

Luna en Aries

Luna en Leo

Luna en Virgo

Júpiter en Piscis