Luna en Cáncer




La Luna en su domicilio. Cada vez que nos sumergimos en aguas cancerianas, las cosas se vuelven familiares: los entornos, las personas, los motivos, los silencios. Cáncer es el primer signo de agua y, como tal, su empuje (es cardinal) inclina a desarrollar una naturaleza emocional, receptiva, nocturna. Es por esto que siempre busca refugiarse: en lo conocido, en lo doméstico, en lo seguro.

En términos colectivos, el tránsito de la Luna por el signo de Cáncer pone en primer plano asuntos ligados a las emociones. Podemos volcarnos más hacia los afectos, volvernos súbitamente melancólicos (ver fotos viejas, escuchar canciones retro) o recibir noticias de familiares. Lo canceriano también tiene fuerte raigambre popular: fiestas, celebraciones, espectáculos, vendedores ambulantes, espacios públicos. La plata, la noche, el insomnio, el color blanco, la leche, la perla, la cocina, la costa, la playa, el cangrejo, la herencia. Todos símbolos relacionados con la energía lunar.


Las personas con Luna en Cáncer, por lo general, han tenido una infancia con un entorno familiar favorable (quizás demasiado) y casi siempre desarrollan una relación fuerte con la madre, especialmente si este astro está libre de aspectos difíciles en la carta natal. Sus lazos emocionales estarán siempre muy ligados a los recuerdos y, por lo tanto, les costará abrirse al mundo espontáneamente. De ahí que no es fácil para ellos dejar ir, abandonar vínculos, superar viejos amores, cortar el cordón umbilical con el hogar. Con la Luna en Cáncer el pasado está siempre a la vuelta de la esquina, acechando. Para hacernos reincidir emocionalmente.




Hay mucha fantasía, imaginación y una tendencia a perderse en sueños. La Luna en Cáncer aporta también popularidad y fácil entendimiento con las mujeres y los niños. Es conocida su inestabilidad anímica y cierta infantilidad. En este sentido, las personas con esta Luna tienden a buscar un contrapeso en los signos de tierra, o con quienes tengan un Saturno fuerte. Encuentran así el aporte de constancia, materia y solidez que siempre es un desafío para la Luna en Cáncer. Entre los muchos nombres famosos que tienen Luna en Cáncer (porque su energía favorece la fortuna y la fama), destacamos el de Claude Debussy, que compuso el célebre Claro de Luna.