Venus en Aries



When in doubt, wear red.

Bill Blass





La Venus de los comienzos. Llega para contagiarnos todo el deseo y el ardor de un signo de fuego, masculino, cardinal: Aries. Se trata de una Venus que no pregunta, no pide permiso, no le importa, no mide, no lo hace adrede, no quiso herirte: simplemente actúa. ¿Y cómo actúa? Como la guerrera que es. Su regente lo dice todo: Marte, el áspero, el intenso, el bélico, el colérico, el conquistador. Así que la verás tomar la iniciativa, invitarte, o mejor dicho invitarse, provocarte, desafiarte, darte el primer beso y ¡cuidado! también el primer golpe. Sin vueltas ni lamentos, sabe lo que es jugar con fuego y quemarse si es necesario, si vales la pena.


Keira Knightley, Venus en Aries.

Venus en Aries viene a sacarnos del estado de ensoñación y magia en el que estuvimos con Venus en Piscis. Se trata de un tránsito planetario que moviliza, agiliza, acelera, late. Ahora es tiempo de dar los pasos arriesgados, de pisar el acelerador de los deseos. Por más románticos que parezcan, los amores imposibles no son de su agrado. Las barreras distorsivas de nuestra imaginación se caen: Aries es un signo de acción, le gustan los placeres fuertes, inmediatos, certeros, inminentes, apasionados, rojo fuego. Sin sangre no hay corazón que bombee.

Las personas con Venus en Aries se lanzan en las relaciones sin prever los golpes, las heridas, los costos. La valentía de Aries en las armas y en el romance no tiene igual. Esta predisposición al riesgo es, probablemente, lo que los mantiene vivos. Y lo que facilita que siempre estén entre los primeros. Así como en las carreras, y vaya si hay buenos corredores nacidos bajo este signo (el ascendente de Fangio, el Sol de Senna), Aries sabe conducirse en amor a velocidades de Fórmula 1. Tomar las curvas más peligrosas, redoblar la apuesta. Sólo hay que suministrarle su combustible favorito: el aire. Es decir, inteligencia, sentido del humor, ingenio, palabras, conexión. Esas son las tentaciones a las que Venus en Aries no puede resistirse. Pero cuidado, una vez encendida, como todo incendio, no es para nada fácil de controlar. Le fascina el rojo y todo lo que el rojo implica: decisión, coraje, pasión, deseo, combate. Keira Knightley, Venus en Aries en su carta natal, dijo que "el pintalabios es una armadura contra el mundo". Aprendió de su madre que cuando se tiene un mal día, hay que usar pintalabios rojo para enfrentarlo. Así es esta Venus, siempre al ataque.



Les recuerdo, una vez más, que cada tránsito impacta de manera diferente en cada uno de nosotros. Lo primero consiste en consultar en qué zona o casas cae, es decir, en donde tenemos Aries en la carta natal. Luego qué planetas aspecta y qué papel juegan dichos planetas en nosotros. Veamos cómo vive cada signo, en términos generales, este tránsito.

Aries: sin dudas, el gran beneficiado. Venus trae siempre encanto, dinero y placer. Un mes de gracia para ustedes.

Tauro: tiempo de cierto retiro y aislamiento, los asuntos amorosos pueden darse en un plano oculto, secreto. 

Géminis: buenas relaciones y ganancias a través de amigos, grupos y gente influyente.

Cáncer: novedades en el ámbito profesional y laboral, Venus trae en esta zona dinero o un ascenso, como así también relaciones más favorables, venusinas, con autoridades.

Leo: un romance en el extranjero, o un viaje de placer. Una carrera o curso relacionado con las artes y la belleza.

Virgo: mes de ganancias a través del cónyuge o los socios, e incluso una nueva relación con mucha profundidad e intensidad.

Libra: Venus beneficia las relaciones con los socios y la pareja, pero en este signo te desafiarán, de modo que necesitarás negociar todo el tiempo.

Escorpio: mejoría en la salud, el trabajo y el día a día. Venus en esta zona reclama orden, humildad y cierta reserva. No es el momento de demasiados gastos, más bien de tener las cuentas al día.

Sagitario: zona de romances, hobbys, diversiones. ¿Qué más se puede pedir?

Capricornio: temporada de embellecer el hogar, quizás comprar muebles, decorar. Es un tiempo en el que la energía está puesta en el ámbito familiar y doméstico.

Acuario: bellas palabras, bellos contactos. Se obtienen ganancias a través de las comunicaciones. Mejoran las relaciones con los hermanos y los vecinos.

Piscis: Venus se fue de tu signo, pero ahora hay que centrarse en los bienes, las ganancias, la economía en general. Es un buen mes para aprovechar nuevos emprendimientos en estas áreas.