Luna en Cáncer

Imagen
La Luna en su domicilio. Cada vez que nos sumergimos en aguas cancerianas, las cosas se vuelven familiares: los entornos, las personas, los motivos, los silencios. Cáncer es el primer signo de agua y, como tal, su empuje (es cardinal) inclina a desarrollar una naturaleza emocional, receptiva, nocturna. Es por esto que siempre busca refugiarse: en lo conocido, en lo doméstico, en lo seguro.  En términos colectivos, el tránsito de la Luna por el signo de Cáncer pone en primer plano asuntos ligados a las emociones. Podemos volcarnos más hacia los afectos, volvernos súbitamente melancólicos (ver fotos viejas, escuchar canciones retro) o recibir noticias de familiares. Lo canceriano también tiene fuerte raigambre popular: fiestas, celebraciones, espectáculos, vendedores ambulantes, espacios públicos. La plata, la noche, el insomnio, el color blanco, la leche, la perla, la cocina, la costa, la playa, el cangrejo, la herencia. Todos símbolos relacionados con la energía lunar.  Las personas co

Temporada Sagitario

Finalmente, el Sol llega a su morada de gozo, al signo de fuego mutable regido por el benévolo Júpiter. Signo de pensadores y guías, de quienes ven más allá de lo cotidiano y trascienden fronteras. También es el signo relacionado con Dios y las profecías, los asuntos religiosos, legales, éticos. Le corresponde por analogía la casa 9, que en la carta natal nos informa sobre las creencias personales y el sentido que le damos a nuestra vida. De hecho, muchos filósofos tienen planetas en casa 9, como es el caso de Kant, Nietzsche, Bergson, Russell, Wittgenstein, Adorno, Heidegger. Las personas de Sagitario siempre están buscándole un sentido a todo. Tienen una mirada muy amplia de la vida y una fe instintiva en ella. Aún cuando se presenten como ateas, creerán en algo. Poseen una curiosidad inagotable pero les cuesta descender a los asuntos más prácticos, rutinarios y del orden de lo mundano. Demasiado preocupadas por el bosque, pierden de vista el árbol. 

En Sagitario encontramos las abstracciones y, por lo tanto, los viajes. Esta relación no es arbitraria. Cuando viajamos, abstraemos, salimos de nuestra estrechez local. Por eso, no importa tanto si el viaje es real o virtual, a través de libros, pinturas o música. Diría Proust, el verdadero viaje no consiste en buscar nuevos paisajes sino en mirar con nuevos ojos. 

Los idiomas, el turismo, las embajadas, las distintas culturas, costumbres y religiones. Todo esto se vincula con Sagitario. En la carta natal, el planeta que se encuentre en este signo nos informa cómo canalizaremos su energía. Si es Venus, sentiremos atracción hacia personas de otro país, o al menos de distinta procedencia a la nuestra. Si fuera Marte, las ideas pueden ser un tanto fanáticas, polémicas o beligerantes. Mercurio nos inclina al estudio de los lenguajes, las traducciones o al comercio internacional.

El tránsito del Sol por Sagitario inaugura una temporada de horizontes que se expanden. Nos sentimos con ansias de movernos, ya sea de una ciudad o simplemente de nuestros hábitos cotidianos. Aprovechemos este empuje ígneo para descubrir nuevos destinos. Su influencia favorece todo tipo de travesías, excursiones, aventuras o vacaciones. También el esfuerzo intelectual, el conocimiento en general y la apertura espiritual. Sagitario es un signo que provee, así que durante este mes sus dones se manifestarán auxiliándonos y facilitándonos las cosas.

🌟 LO MAS LEIDO

Luna Llena en Géminis

Luna en Aries

Luna en Géminis

Venus en Piscis

Venus en Capricornio