Marte llega al palacio. En el trono dorado, es todo honor y todo Sol.

Corazones, leones, romances, reinados, encantos. Con su magnánimo aura solar. Sus acciones rugen, sus rayos se constelan, su melena irradia abundancia. 

El encuentro simbólico entre Marte y el Sol. Entre el fuego áspero del campo de batalla y la llama ceremonial de los reyes.

Autoestima, valor, orgullo, carisma, autoridad. Cualidades principales de este Marte Natal. Gran capacidad de mando y liderazgo natural, con dotes para influenciar sobre los demás, por lo que suele predisponer a la política (Hillary Clinton, Donald Trump, Emmanuel Macron). Bien ubicado y aspectado, concede creatividad y talento artístico, como lo demuestran los casos de numerosos actores, actrices y modelos (Monica Bellucci, Jodie Foster, Demi Moore, Harrison Ford), músicos y cantantes (Paul McCartney, Amy Winehouse, Frank Sinatra), escritores y poetas (W.B. Yeats, Sylvia Plath).

Como tránsito planetario revitaliza los asuntos del corazón, favorece las acciones de los gobiernos, moviliza las artes. Tendencias al derroche y la ostentación. Se imponen el drama y el lujo. Es un buen momento para cualquier tipo de creación artística, afición o actividad deportiva. Se debe tener cuidado al tratar con autoridades y, al mismo tiempo, si se dan otros aspectos facilitadores, puede que ocurran ascensos o se concreten metas en el ámbito laboral o profesional. Bien canalizada su energía, Marte en Leo fortalece y nos permite consolidar, a través de decisiones acertadas, nuestra imagen y brillo personal.