Luna en Virgo formando un gran triángulo de tierra con Urano en Tauro y Saturno en Capricornio. Temas relacionados con préstamos, dinero y bienes materiales se vuelven una prioridad bajo este cielo. Damos pasos certeros y prudentes pero en una nueva dirección. Los asuntos de elemento tierra en general se rigen por Venus y Saturno, hoy en aspecto tenso entre sí. En auxilio de ella, tenemos un sextil muy favorable del otro gigante: Júpiter en Sagitario. ¿Cómo interpretar, entonces, estas fuerzas contrapuestas? Ambos planetas, Júpiter y Saturno, dignificados en sus signos de domicilio no se sacan ventaja. Por eso en astrología las asociaciones y compensaciones son fundamentales. Por ejemplo, podría ocurrirnos que en la obtención de algún bien o ganancia (Venus) surjan bloqueos u obstáculos (Saturno) que, sin embargo, al final nos serán de alguna manera favorables (Júpiter). Puede ocurrir al revés, es decir, que un favor o beneficio (Júpiter) termine perjudicándonos (Saturno). Si entendemos este juego de balances y equilibrios, muy de la temporada Libra, probablemente trabajemos mejor las influencias planetarias y logremos complementarlas e integrarlas de una manera más armónica.