Luna en Cáncer

Imagen
La Luna en su domicilio. Cada vez que nos sumergimos en aguas cancerianas, las cosas se vuelven familiares: los entornos, las personas, los motivos, los silencios. Cáncer es el primer signo de agua y, como tal, su empuje (es cardinal) inclina a desarrollar una naturaleza emocional, receptiva, nocturna. Es por esto que siempre busca refugiarse: en lo conocido, en lo doméstico, en lo seguro.  En términos colectivos, el tránsito de la Luna por el signo de Cáncer pone en primer plano asuntos ligados a las emociones. Podemos volcarnos más hacia los afectos, volvernos súbitamente melancólicos (ver fotos viejas, escuchar canciones retro) o recibir noticias de familiares. Lo canceriano también tiene fuerte raigambre popular: fiestas, celebraciones, espectáculos, vendedores ambulantes, espacios públicos. La plata, la noche, el insomnio, el color blanco, la leche, la perla, la cocina, la costa, la playa, el cangrejo, la herencia. Todos símbolos relacionados con la energía lunar.  Las personas co

Venus en Sagitario


Venus ya tiene listas las maletas y los pasajes en mano: comienza su temporada de turista. Abandona las aguas profundas de Escorpio para buscar lugares exóticos y, sobre todo, lejanos. Los lugares favoritos de Sagitario. Por eso es fuego, por eso su modalidad mutable. El fuego inicia, enciende. Lo mutable incita a cambiar, a salir de lo habitual.

Con Venus en Sagitario el planeta regente es Júpiter. Lo cual dice bastante de su naturaleza. Aventurera, divertida, abundante, generosa, viajera, filosófica, religiosa. Las personas con Venus en Sagitario tienen una pasión inagotable por conocer, experimentar, descubrir. Su gusto es cosmopolita, amplio, bilingüe, foráneo. Se aburren del color local, del barrio de siempre, ya que tienen la mirada puesta más allá del horizonte. Ellos siempre serán seducidos por una tonada diferente, por la música en otro idioma, por un rostro de otro continente, por libros de culturas poco conocidas. El pasto, con Venus en Sagitario, es más verde del otro lado.

El tránsito de Venus en Sagitario nos permite salir de situaciones críticas o empantanadas que venían del signo anterior, Escorpio, en donde hicimos frente a muchas cosas que no fue fácil admitir e incluso dejar ir. En Sagitario el clima cambia por completo. Ahora la energía es optimista, espiritual, trascendental. Es un signo que nos pone en contacto con aquello que está más allá de la realidad, de las limitaciones y de las mezquindades. Ahora nos interesan creencias o artes extranjeras, estamos más abiertos a lo nuevo y especialmente encontramos placer en ello. No olvidemos que Sagitario también es el signo de Dios, por lo que Venus aquí inclina al gusto por el esoterismo, la teología, las disciplinas espirituales (Deepak Chopra, Sai Baba y otros gurúes tienen esta Venus en la carta natal). En algún sentido, este tránsito podría considerarse como las vacaciones (Sagitario) del amor (Venus). Es el momento de darnos un viaje y dejar que nos sorprenda Venus. Una Venus turista.




✶ LO MAS LEÍDO

Venus en Géminis

Luna en Aries

Mercurio en Escorpio

Temporada Escorpio