Luna en Leo. Llevamos nuestra corona como podemos. Así brille, duela, lastime, enferme. Nadie puede llevarla por nosotros. Ni mejor que nosotros.