Marte en Cáncer


Ambivalencia, ciclotimia, sensibilidad. Marte llega al signo de la noche y la Luna. De agua cardinal, de empuje emocional. Según la tradición astrológica, Marte en Cáncer se encuentra en caída, ya que su exaltación corresponde al signo opuesto, Capricornio. Pero puede sorprendernos con su accionar brillante como su metal, la plata, con su carisma y popularidad. También confundirnos con su timidez y su sinuosa e indirecta manera de comportarse. Grandes deportistas (Diego Maradona, Lionel Messi y Roger Federer, entre otros) nacieron con esta posición planetaria, ya que implica el contacto entre el planeta de la competencia (Marte) y el signo de la fama y la fortuna (Cáncer, exaltación de Júpiter). 

Bajo su influjo, actuamos con altibajos, ya que su naturaleza lunar afecta nuestras mareas emocionales. Pasamos de la euforia al desánimo, de la alegría a la melancolía, de la excitación al bajón en breves lapsos de tiempo. También se resienten los vínculos familiares, pueden ocurrir accidentes o incidentes en nuestro hogar, debemos tener cuidado con robos o incendios, especialmente bajo las lunas de fuego u otros aspectos que, al complementarse, indiquen estos peligros. Especialmente, en la zona de la carta natal donde tenemos al signo de Cáncer.

Se trata de un tránsito planetario en el que podemos realizar actividades relacionadas con nuestros orígenes o historia personal. Volver a un antiguo hobby o retomar un deporte después de años. También visitar lugares y ámbitos familiares o históricos. Emprender algo mirando hacia atrás. Marte es todo lo nuevo, Cáncer todo lo retro