Hace días que venimos hablando de la nostalgia de la Cancer Season. Y desde ayer a la noche, Mercurio Retrógrado volvió a remover esas viejas historias que llevamos bien ¿o mal? guardadas bajo terribles llaves secretas en el signo del corazón, Leo. Hoy la Luna entró en Libra, inclinando aún más nuestra balanza anímica hacia los vínculos que cultivamos (o hemos descuidado). Un combo que nos permite replantearnos muchas cosas en torno a nuestros afectos, a lo que damos y recibimos. Si no lo hacemos, Mercurio ya se encargará de enviarnos (a través de una persona, o un error, o una falla en algún nivel) su mensaje cifrado. Después de todo, es el mensajero de los cielos.