sábado, 2 de agosto de 2014

La Luna entra en Escorpio y se encuentra con Marte y Saturno

Porque todo lo bueno tiene un final y lo venusino también, el sábado a la noche la Luna se va del extraordinario y feliz signo de Libra para entrar en el no menos extraordinario y profundo signo de Escorpio. En el transcurso de los dos días que ocupará el signo plutoniano, formará una conjunción primero con Marte y luego con Saturno, y juntos tensionarán (mediante cuadratura) la relación con el cúmulo de planetas en Leo (Sol, Júpiter y Mercurio). Pero vamos por partes.

La Luna en Escorpio tradicionalmente está en caída. Esto quiere decir que se encuentra en el signo opuesto al de su exaltación, Tauro, que se considera la mejor posición (junto a su domicilio en Cáncer) para la Luna, por reunir este signo características afines a las lunares: nutrición, corporalidad, sustancia, contacto, refugio, estabilidad, seguridad, calma, ganancias, placeres. Cuando la Luna entra en Escorpio, la energía que se activa es exactamente opuesta: poder, crisis, transformación, miedo, dominación, extorsión, pérdida, angustia, intensidad, regeneración, sexualidad, displacer, insatisfacción. Agreguemos además que los regentes también son distintos para cada signo: la Luna en Tauro, tiene como dispositora a Venus, benéfica y pacífica; la Luna en Escorpio al violento Marte y al intenso Plutón.
Durante el tránsito de la Luna en Escorpio, lo que se pone en juego es la intensidad de las situaciones y sobre todo de las emociones. Los escenarios y personajes implicados pueden variar de acuerdo a las casas astrológicas que el signo ocupe en cada carta natal, pero allí donde tenemos a Escorpio hay una cuestión de poder. ¿Cómo se ejercerá ese poder? El planeta en cuestión es la Luna, es decir: se ejercerá (o mejor dicho se extorsionará) emocionalmente. Puede que, de acuerdo a su significación tradicional, implique asuntos con mujeres, probablemente de la familia. Los temas financieros tienen también una especial afinidad con esta Luna. Dineros y bienes del cónyuge o de otros aparecen como motivos recurrentes en estos días. También el sexo. La posibilidad que nos brinda la Luna en Escorpio es la de conectar con nuestras demandas emocionales y regenerarlas. Es una buena oportunidad para renovar o rever la confianza en algo o alguien. Todas las situaciones que impliquen fusión, intensidad y nos lleven a extremos son factibles. Es mejor canalizar esta energía en actividades positivas, porque con Escorpio hay peligro de actitudes autodestructivas.

Respecto a los aspectos que formará, la principal variable es la relación con Mercurio: la Luna pasa del amable sextil que formaba desde Libra con Mercurio en Leo, a la tensa cuadratura desde Escorpio. Ahora puede que las palabras ya no sean cuidadosas como bajo la diplomacia libriana y la lengua hiera susceptibilidades. La conjunción con Marte no favorece la mesura, más bien incrementa el costado marcial de la ya de por sí marcial Luna en Escorpio. Un poco después formará la conjunción con Saturno, que pondrá límites y obstáculos a los planetas leoninos. El brillo de Leo no se dejará amedrentar fácilmente, menos teniendo a Júpiter de su lado. Afortunadamente en estos grados la conjunción con Saturno también trae consigo trígonos de Venus y Neptuno. Venus puede aportar armonía desde la familia o el hogar (porque está en Cáncer) y Neptuno desde una perspectiva más comprensiva y espiritual (en Piscis).

Tránsito de Luna en Escorpio para cada signo (Sol/Ascendente):

Para Aries temas de legados, préstamos y sexualidad. Para Tauro, pareja y socios: hay mucha energía ahí presionando, la Luna activará de nuevo esos puntos sensibles. Mejor complementar que confrontar. Para
Géminis, el ámbito de la salud, el trabajo y la limpieza. También el servicio a los otros. Para Cáncer, en la zona de aventuras y romances hay novedades, que quizás se hagan públicas. Para Leo, la Luna cae en los asuntos de familia y hogar, habrá intensidad y emociones fuertes. Para Virgo, se intensifican las comunicaciones y la difusión: todo lo que se diga ahora se vuelve importante. Incluso hablar en público o una charla importante relacionada con mujeres, quizás una hermana. Para Libra se destacan los asuntos financieros y monetarios. Para Escorpio es el momento de la iniciativa y el trabajo sobre la personalidad y los propios deseos. Para Sagitario, un retiro de introspección y meditación. Acciones ocultas que pueden acarrear enemigos también ocultos. Capricornio, es un buen momento para intensificar vínculos con grupos y amigos, incluso para que ciertas metas personales se revean ahora. Para Acuario, en el ámbito del status social y la profesión, la Luna nos expone emocionalmente y mezcla lo laboral y lo familiar. Pero también favorece el trato con el público. Para Piscis se abre una nueva frontera conceptual, quizás un viaje o un libro que nos da una nueva perspectiva filosófica.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario